Nacional

Escuelas privadas en situación crítica

  • Las instituciones de educación privada admiten que no estaban preparados para hacer frente al escenario actual

CIUDAD DE MÉXICO.

Mientras entre cuatro y seis de cada 10 escuelas privadas del país podrían no operar este ciclo escolar o quebrar, otras buscan sobrevivir, pero ante una creciente deserción escolar, sus deudas suben, los pagos de servicios no se detienen y los costos aumentan.

Además del fuerte desempleo que afecta al país, otra de las razones por la que los padres de familia están dejando de inscribir a sus hijos en escuelas privadas se debe a la percepción de que “vale menos por internet” o “si todo va a ser por tele, mejor me lo ahorro”.

Por su parte, los colegios privados se adaptan a la nueva realidad. Para algunos, los costos se han incrementado hasta 40 por ciento, pues hay que comprar equipo de cómputo, pagar plataformas para dar clases en línea y hasta adquirir gel antibacterial para cuando los niños vuelvan a sus instalaciones. 

“Antes tenía 12 maestras, ahora solamente son cuatro, los costos se han incrementado, si tenía 50 niños antes del covid, ahora tengo ocho”, comentó Silvia N., fundadora y dueña de un colegio Montessori en el Estado de México, que pidió el anonimato por temor a represalias de la SEP.

“Lo que tenemos es una afectación del 15 por ciento, sin embargo, nuestros gastos de operación han aumentado hasta 40 por ciento, porque hemos tenido que prepararnos en invertir en infraestructura tecnológica para poder impartir las clases virtuales”, dijo Elizabeth Trujillo, directora del Colegio Reina Elizabeth en Querétaro, que anualmente contaba con 550 alumnos.

EL IMPACTO 

Los desafíos por los que atraviesan los colegios se extienden a todo el país, impactan más en preescolar y dependen del tipo de escuela, así como de la “comunidad” que hayan logrado con los padres de familia.

“Hay papás que en estos momentos no pueden pagar, pero también hay otros que dicen: ‘¿Para qué pago si todo va a ser por televisión?’ La deserción es tremenda, las escuelas más grandes aguantarán, las pequeñas no tanto”, reconoció Alfredo Villar Jiménez, presidente de la Asociación Nacional de Escuelas Particulares (ANEP) y de la Asociación Nacional para el Fomento Educativo (ANFE).

Con una matrícula de 250 alumnos antes del covid-19, que iban de maternal a primaria, Carmen Ramos, directora de Montessori de la Condesa, reconoció que la principal afectación en su centro educativo han sido los más pequeños.

“Tenemos 220 alumnos, tuvimos inscripciones de nuevo ingreso, pero eso no ayudó a balancearnos. Ha habido nuevos ingresos en primaria, pero en maternal, no. Ha sido un movimiento diario de la matrícula, niños ya inscritos nos avisan que se dan de baja, porque los papás tienen problemas económicos”, dijo.

Diana Sánchez, directora de Elhilar, escuela Waldorf, explicó que apenas cuentan con tres ciclos escolares y que la crisis sanitaria ha complicado su situación, pues parte de sus servicios consiste en contar con amplias áreas verdes para fomentar el contacto con la naturaleza de sus estudiantes, lo cual, no puede cumplirse en el confinamiento.

“Ha sido un cambio drástico, de ver cómo la escuela estaba creciendo, llegaban más alumnos, más maestras y de la noche a la mañana estamos en una crisis que no sabemos cómo resolver”, concluyó.

LOS DATOS

La crisis económica y el desempleo que atraviesan las familias mexicanas ante la pandemia por el covid-19 son las principales causas de deserción de los alumnos.

Ante la situación y la opción que ha presentado la SEP respecto a que las clases serán a distancia, los padres han preferido dejar las escuelas privadas y optar por la educación pública.

Información: Excélsior

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!