COLUMNAS

¿Ineptitud o manotazo?

Juegos de poder

LEO ZUCKERMANN

AMLO declaró que su gobierno no hará “ninguna modificación en el marco legal relacionado con asuntos económicos, financieros y fiscales en la primera fase de este gobierno.

 

La semana pasada, la bancada de Morena en el Senado presentó una iniciativa para eliminar las comisiones que cobran los bancos a sus clientes por diversos servicios. El anuncio hizo que se depreciara el peso y cayera abruptamente la Bolsa Mexicana de Valores. Los mercados, al igual que con la decisión de cancelar el aeropuerto en Texcoco, se pusieron nerviosos. Horas después de la noticia, el próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, informó que dicha medida no se legislaría hasta no haber un estudio del impacto que ésta tendría sobre la economía nacional. Posteriormente, López Obrador declaró que su gobierno no hará “ninguna modificación en el marco legal relacionado con asuntos económicos, financieros y fiscales en la primera fase de este gobierno. Para ser más precisos, en los primeros tres años, ninguna modificación”. El peso y la Bolsa respiraron. ¿Cómo interpretar este evento que de nuevo generó inquietud en los inversionistas?

La primera hipótesis es la del error. Que Ricardo Monreal, coordinador de los senadores morenistas, se fue por la libre lanzando una iniciativa muy popular en contra de uno de los villanos favoritos de la economía capitalista: los bancos. Al parecer, ni las futuras autoridades financieras, encabezadas por Urzúa, ni Morena estaban enterados de dicha iniciativa. En palabras de Yeidckol Polevnsky: “Morena no está de acuerdo, Morena como partido no fue consultado. Nosotros somos un partido diferente, creemos en la consulta, creemos que debemos involucrar a los interesados, y lo hemos hecho, lo ha hecho Andrés Manuel toda la vida. Es un posicionamiento de nuestro movimiento, no podemos sacar bomberazos así y meter la pata”. La dirigente nacional de Morena admite que se trató de un caso de ineptitud.

De ser cierta esta hipótesis, estaríamos frente a un problema de coordinación entre funcionarios, partido y legisladores lopezobradoristas. Llama la atención porque unas cuantas horas antes de la sorpresiva iniciativa, se habían reunido todos, junto con el Presidente electo, para ponerse de acuerdo sobre la agenda legislativa. Y después, de la nada, aparece una iniciativa que ni siquiera fue promesa de campaña.

El error habría tenido costos económicos importantes. Mucha gente perdió mucho dinero. Pero, lo más importante, es que vimos un gobierno chafa, dividido y descoordinado. Por un lado, los moderados, los que serán los funcionarios hacendarios, que sí entienden de economía y saben que una agenda de cambios extremos puede generar efectos negativos que ponen en riesgo el crecimiento económico y la salud de las finanzas públicas. Por otro, los radicales, senadores y diputados ansiosos por comenzar la Cuarta Transformación legislando iniciativas populares —¿a quién no le va a gustar ya no pagar comisiones bancarias?—, pero que elevan el riesgo de invertir en México. El típico enfrentamiento entre “palomas” y “halcones” de una alianza variopinta como la que llevó a López Obrador al poder. Sólo él tiene la capacidad de ponerlos de acuerdo y ordenar las acciones de gobierno para evitar, en palabras de Polevnsky, “meter la pata”.

La segunda hipótesis es que esto no fue producto de la incompetencia, sino un movimiento bien planeado de AMLO para enviar un nuevo mensaje de que el poder económico estará subordinado al político, tal y como lo dijo cuando canceló el aeropuerto de Texcoco. Así lo resumió Luis Rubio en un tuit: “No fue un error lo de las comisiones. El objetivo era el mensaje: yo mando y no tolero disenso, como las críticas de Banamex al aeropuerto. Reculo, pero no dejo duda de lo que perseguía”.

En este escenario, AMLO le habría pedido a Monreal que anunciara la iniciativa para asustar a los bancos. Luego él aparecería como su “salvador”, dejando al senador morenista como el “malo” que podría disparar la pistola. Esto dijo, en un tuit, Monreal después del anuncio de la iniciativa: “sigo sosteniendo que son un abuso cercano a la usura las comisiones bancarias y los intereses que se cobran a usuarios en México. Es inadmisible y continuaremos nuestro trabajo legislativo”.

Los banqueros ahora tendrán que negociar con los morenistas, quienes ya les enseñaron la pistola y su disposición a dispararla. Con esta amenaza, algo les sacará el próximo gobierno a los bancos.

¿Incompetencia o un nuevo manotazo? ¿De verdad Monreal es capaz de lanzarse a presentar una iniciativa de ese tamaño sin haber consultado a AMLO? Por cierto, en su explicación, el Presidente electo prometió que no habrá cambios en los primeros tres años de su gobierno. ¿Esto tranquiliza o inyecta más incertidumbre a aquellos que quieren invertir su dinero en México?

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!