Nacional

Migrantes buscan alternativa; ante obstáculos en EU, piden asilo en México

  • Tan sólo en marzo, más de nueve mil personas cambiaron el destino de su travesía

CIUDAD DE MÉXICO.

Una cantidad récord de personas está solicitando asilo en México, algunas después de llegar a la frontera suroeste de Estados Unidos con la esperanza de encontrar un lugar seguro con el presidente Joe Biden, pero después de pedir entrada, encuentran la puerta cerrada.

En marzo, el gobierno de México recibió solicitudes de asilo de más de nueve mil personas, el recuento mensual más alto de la historia, aseguran las autoridades.

Consideraron que la demanda continuará y posiblemente llegará a 90 mil solicitudes para fin de año, lo que también sería un récord histórico.

Están llegando cantidades enormes”, dijo Andrés Alfonso Ramírez Silva, coordinador general de la agencia del gobierno mexicano que procesa las solicitudes de asilo, sobre el flujo de casos. “Con el personal que tenemos, hay que lidiar con un número que crece, crece y sigue creciendo”.

Durante el mandato de Trump, la cantidad de personas que solicitaron asilo en México se disparó a más de 70 mil 400 en 2019 desde alrededor de 14 mil 600 en 2017, según el gobierno mexicano.

En medio de la pandemia, el número de solicitantes de asilo se redujo a unos 41 mil 200 el año pasado, pero en los últimos meses el volumen volvió a aumentar considerablemente.

El fuerte aumento de solicitudes de asilo es un reto adicional para los grupos humanitarios y el gobierno mexicano, que recibe la presión de Washington para que incremente su colaboración, con el fin de frenar los flujos de migrantes de Centroamérica, y otros lugares, hacia el norte.

Ingrid, una solicitante de asilo guatemalteca con un proceso pendiente en México, dijo que buscó refugio aquí el mes pasado después de ser expulsada de EU.

Ella cruzó hacia Arizona con dos de sus hijos, de 6 y 14 años, con la ayuda de un contrabandista, pero fue detenida y enviada de regreso a México sin que se le permitiera presentar su caso, que, según su testimonio, se basa en el abuso que había sufrido en una relación.

Estaba devastada”, dijo Ingrid, quien pidió que sólo se usara su nombre de pila por motivos de seguridad.

Ahora vive en un refugio para migrantes en la Ciudad de México y afirma que todavía espera poder llegar a Estados Unidos algún día. Mientras tanto, afirmó, México es una buena alternativa.

Si regreso a Guatemala, tendría miedo por mi vida y la de mis hijos. Aquí me siento libre”, agregó.

Información: Excélsior

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!