Internacional

Orangutanes y bonobos de San Diego fueron vacunados contra Covid

  • Cuatro orangutanes y cinco bonobos del Zoológico de San Diego fueron vacunados contra el COVID-19. Ya recibieron sus dos dosis.

“Se investiga y se reflexiona mucho sobre esto: ¿cuál es el riesgo de hacerlo? o ¿cuál es el riesgo de no hacerlo? Nuestro lema es, sobre todo, no hacer daño”. Esa fue parte de la explicación que dio Nadine Lamberski, jefa de Conservación del Zoológico de San Diego, a National Geographic luego de que nueve grandes simios —orangutanes y bonobos— fueran vacunados contra el COVID-19.

Sí, cuatro orangutanes y cinco bonobos del Zoológico de San Diego, Estados Unidos, fueron vacunados contra el COVID-19 y este grupo constituye el primero —además de los humanos— en recibir ya sus dos dosis.

Y, ¿cuál vacuna recibieron?, ¿la Sputnik V? Además de esta buena noticia —que este grupo de simios fuera vacunado contra el COVID-19 luego de que se registrara un contagio entre ocho gorilas del zoológico— es que se desarrolló una vacuna para animales que no son humanos y hasta el momento, este primer paso es alentador.

Vacunan a nueve grandes simios (orangutanes y bonobos) contra COVID-19 en el Zoológico de San Diego

Las dos dosis se completaron en febrero y pues este grupo de grandes simios es considerado como parte de los primeros afectados por el COVID-19.

Luego de que se registró el contagio entre los gorilas del Zoológico de San Diego, Nadine Lamberski comenzó a trabajar en la búsqueda de una vacuna para sus amigos.

“Esta no es la norma. En mi carrera, no he tenido acceso a una vacuna experimental tan temprano”, explicó Lamberski a National Geographic, medio que adelantó esta gran noticia.

¿Por qué es importante? Primero, porque además de los humanos, también se está estudiando la implicación o el impacto del coronavirus en el resto del reino animal.

La investigación también está enfocada en la manera en que podría surgir una cadena de contagio entre los primates, por ejemplo, o las cadenas que podrían surgir y derivar en mutaciones.

En el caso de los grandes simios, la vacuna se aplicó ante el temor de que el COVID-19 resulte una amenaza para su conservación. Otra de las buenas noticias es que la vacuna fue aplicada a la orangutana Karen, quien en 1994 fue operada a corazón abierto, de hecho ella fue la primera primate en someterse a este tipo de operación.

Más de 20 años después, Karen recibió su vacuna contra el COVID-19.

La vacuna que se ha desarrollado

Como mencionamos, se trata de una vacuna especial desarrollada por el laboratorio veterinario Zoetis, que puso manos a la obra luego de enterarse que un perrito se había contagiado de coronavirus en febrero de 2020.

El laboratorio se enfocó entonces a desarrollar una vacuna para perros y gatos y, posteriormente, con el caso del zoológico, se tomó la decisión de aplicarla —ya que la vacuna no representa ningún peligro para los grandes simios.

¿Por qué? Es usual que los medicamentos para las mascotas se usen entre los grupos de simios debido porque que están diseñados para el patógeno (el virus, pues) y no para la especie.

Ahora bien, el caso en el Zoológico de San Diego no es el primer registro de animales —no humanos— contagiados de COVID-19.

En 2020 nos enteramos del caso de los visones que se contagiaron en las granjas de Dinamarcadonde decidieron sacrificarlos aún —aún cuando no existen estudios que demuestren que estas cadenas repercuten en el control de la pandemia y ante el temor de que los contagios entre visones derive en mutaciones peligrosas.

Del otro lado de la moneda, en el Zoológico de San Diego optaron por aplicar las vacunas de manera preventiva entre este grupo de primates —los orangutanes y bonobos— ante cualquier riesgo para su especie.

Información: Sopitas.com

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!