Nacional

Por qué México tardará en alcanzar la revolución de los autos eléctricos

  • Las firmas automotrices y algunas naciones tienen planeado dejar de lado los coches de gasolina en la próxima década, pero en México esa realidad será diferente.

Cuando las marcas automotrices y algunos gobiernos hablan de eliminar los vehículos de combustión en los próximo 20 años para enfocarse en aquellos cero emisiones gradualmente, surge la duda de si esto es realidad o simple palabrería, pero también se crea la pregunta: ¿México puede aspirar a esto?

“En México, la adopción tecnológica va a tardar un poco más respecto a mercados como los Estados Unidos”, es la respuesta que tiene Francisco Garza, presidente de General Motors México en entrevista con Autos en Imagen, antes de dar un pronóstico del crecimiento de los modelos eléctricos en nuestra nación.

“Pensamos que para el 2030, el total de la venta de los vehículos eléctricos en México será aproximadamente el 15 por ciento del total para ese año calendario, eso nos lleva a tener una estrategia mixta (eléctricos con motores de combustión)”.

Según el reporte anual de ventas de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) respecto al 2020, los coches con tecnología 100 por ciento eléctrica apenas estuvieron cerca de las 500 unidades entre enero y diciembre, con movimientos mensuales siempre dentro de las dos cifras en cuanto a las cero emisiones; esta tendencia se ha mantenido en 2021, aunque con un destacado.

La combinación de los coches eléctricos con aquellos que mezclan tecnología híbrida (incluyendo híbridos enchufables) aumenta el número de unidades comercializadas considerablemente pasando a 18,799 unidades entre enero y mayo de 2021, lo que representó un 4.4 por ciento del total de las ventas de vehículos ligeros.


Los factores que retrasan la adaptación eléctrica en México


El presidente de General Motors México tiene una respuesta a por qué la adopción de la tecnología eléctrica llevará un poco más de tiempo respecto a otros mercados.

“Casi 70 por ciento de los productos que se comercializan en México se transaccionan por debajo de los 15 mil dólares. Obviamente, con la adopción tecnológica derivada del poder adquisitivo, el país tardará tiempo”.

No es de extrañar que la adopción de las nuevas tecnologías de los vehículos eléctricos está concentrada con mayor fuerza en las principales economías globales.

Pero incluso en las economías más fuertes la crisis económica desatada por la pandemia por COVID19 desaceleró conforme a lo esperado la venta de esta clase de automóviles, aunque ahora comienzan a verse recuperaciones.

La firma especializada Jato, que ofrece análisis de datos de comportamiento en la industria automotriz, informó que en los primeros tres meses del 2021 la venta de esta clase de coches creció en los mercados más importantes, aunque con variantes.

China fue el número uno con 396 mil 300 unidades comercializadas entre enero y marzo de este año, un incremento de 90 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2020. Estados Unidos le siguió con 101,200 (118% más) con Alemania, Reino Unido y Francia detrás de ellos y todos con más de 30 mil coches vendidos en ese tiempo.

Las cifras hacen pensar que el crecimiento de estas tecnologías seguirá adelante, en especial en Europa, China y Estados Unidos, lugares donde se concentra el mayor movimiento de ellos.

Un reporte de la Agencia Internacional de Energía destaca que entre 2010 y 2020 se ha alcanzado un parque vehicular mundial de 10.2 millones de coches con las características antes mencionadas, con aproximadamente tres millones de ellos registrados el año pasado.

Se espera que para finales de la década esta cifra pase hasta los 145 millones, aunque con un truco; contabilizando los automóviles con motor completamente eléctrico, pero también aquellos con un sistema híbrido enchufable, es decir, aún utilizando el combustible fósil como una parte del sistema de propulsión.

Pero el tema económico no es lo único que mantiene el acelerador de la venta de estos vehículos en México a un nivel bajo. Rodrigo Centeno, director Senior de Mercadotecnia de Nissan Mexicana, considera que la falta de información entre las diversas tecnologías y de los beneficios de estos modelos también influye.

“En América Latina tenemos las mismas tecnologías que en el resto del mundo. Sin embargo, los mercados de la región no crecen al mismo ritmo que el resto del mundo. Uno de los grandes desafíos al que nos enfrentamos hoy en día es que el consumidor no distingue claramente entre todas las tecnologías alternativas que existen en el mercado”.

“También es importante eliminar las barreras que existen en torno a los vehículos eléctricos y comprender sus beneficios, tales como el ahorro en costos de mantenimiento, el rango de autonomía cada vez mayor, los incentivos y tarifas preferenciales, y la experiencia emocionante y divertida que ofrecen, entre otros”.


La oferta en México


Retomando las palabras de Garza donde el 70 por ciento de los productos se comercializan están en el umbral de los 15 mil dólares (300 mil pesos al tipo de cambio de 20 pesos por dólar), es imposible encontrar actualmente un modelo eléctrico de este precio dentro de los principales grupos automotrices y es necesario llegar al medio millón de pesos para aspirar a uno de ellos.

Al hacer un recorrido en el catálogo de productos de las principales firmas automotrices del país, los modelos a disposición pueden contarse con los dedos de las manos. Nissan, la firma con más ventas (20.5% del mercado en 2020) y que inició la revolución de los eléctricos en la nación con el Leaf solo comercializa este modelo, aunque incrementarán su oferta en 2022. General Motors, la segunda de mayor peso, cuenta con el recién lanzado Bolt EUV.

Volkswagen, que está en el tercer lugar como grupo, no tiene en su cartera un modelo de este tipo a la venta en territorio nacional, pero sí a través de sus firmas Audi y Porsche que forman parte del corporativo VAG aunque por encima del millón 900 mil pesos.

Toyota y KIA, que cierran el top cinco, no comercializan modelos 100 por ciento eléctricos en nuestra nación, pero sí lo hacen con modelos híbridos.

Incluso en el mercado de los híbridos los precios van por encima de los 300 mil pesos, con el Toyota Prius C partiendo desde los 366 mil 900 pesos, lo que resume que el movimiento verde no es barato por ahora.

Pero el fenómeno de los precios se repite a nivel global con una excepción en china donde un modelo, el Wuling Hong Guang Mini EV, se comercializa por menos de 100 mil pesos, aunque con sus respectivas limitaciones de tamaño.

El costo de los modelos va ligado a las tecnologías y al desarrollo de materiales, un tema que no se prevé se abarate drásticamente de forma inmediata.

Según un estudio del Financial Times realizado por la consultora Oliver Wyman en 2020, aunque el costo de fabricación de un coche eléctrico compacto se reducirá en más de una quinta parte para el 2030 (aproximadamente a los 19 mil dólares), no será hasta pasado ese año que los precios comenzarán a equipararse con los modelos de combustión.

Pero no todo son malas noticias, porque si bien el mercado de los eléctricos luce reducido para los consumidores promedio, las automotrices han encontrado un nicho importante en el ramo empresarial como el caso de Renault, donde las compañías están optando por estos modelos destinados a la última milla.

“En México, hemos escuchado con atención las necesidades del mercado y detectamos una oportunidad en vehículos de última milla como Kangoo E-TECH, para ofrecer soluciones a las empresas que buscan disminuir su huella de carbono”, señaló Nuria Rapalo, jefa de Comunicaciones de Renault México.

El éxito de las flotillas de vehículos eléctricos en México radica en la reducción de costos y beneficios que se obtienen al adoptarlos.

“Para ofrecer la mejor movilidad, los vehículos deben tener un costo adecuado y ser rentables, tanto para las compañías como para Renault. Las empresas han dado pasos firmes en la adopción de medidas pues han asumido el reto de colocar la infraestructura necesaria para sacar el máximo provecho de las nuevas tecnologías, mitigar su impacto ambiental y reducir costos”.

El crecimiento de la venta de modelos eléctricos en otros países también es fortalecido por las estrategias establecidas entre la iniciativa privada y los gobiernos. Desde Nissan consideran que aún se puede hacer más desde amplios sectores para facilitar la integración de estos modelos.

“Los fabricantes, adicional a la apuesta de desarrollo y tecnología, hemos hecho la gran mayoría de la inversión para temas de infraestructura de carga, pero necesitamos mucho apoyo de actores privados y públicos para que la movilidad eléctrica realmente alcance un potencial mayor en México”, apuntó Rodrigo Centeno.

“Creemos que aún hay una gran oportunidad en implementar incentivos fiscales y no fiscales para promover el uso y adquisición de estas tecnologías. Algunos no fiscales incluyen: estacionamientos preferenciales, descuentos en parquímetros, autopistas y carriles preferenciales, entre muchos otros que ya existen en el resto del mundo”.

Hasta julio de 2021 en México se tiene un parque vehicular de 35 millones 496 mil 168 automóviles registrados según el INEGI, un crecimiento de más de cuatro millones respecto a 2018. Si se piensa en un promedio de un millón de coches por año, para 2030 la cifra será cercana a los 43 millones y con un pronóstico de 15 por ciento de vehículos eléctricos para ese año en el país se habla de 6.45 millones de estos modelos circulando en nuestras calles, un número bajo en comparación con los de combustión, pero que de cumplirse harían pensar que el país podría pensar en cerrar la brecha más rápido de lo que algunos piensan.

Con información de Excélsior

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!