Nacional

Preocupa a pobladores cercanos al Popo el mal estado de caminos y del único albergue

 

 

El único albergue para las comunidades de San Nicolás de los Ranchos, ubicados en las faldas del Popocatépetl, y para el municipio de Xalitzintla, Puebla, −la población más cercana al volcán−, está en el olvido.

 

Se construyó para mil personas, pero la población ya rebasa los tres mil habitantes; no cuenta con camas, menos con luz eléctrica. Los cuartos están abandonados y en malas condiciones. En general su estructura es muy débil.

 

El interior está vandalizado, hay vidrios rotos, pintas y en las paredes se observa moho.

 

Apenas el 28 de marzo el semáforo de alerta volcánica se elevó a Amarillo Fase 3, ante el incremento de su actividad y las recientes exhalaciones. Las poblaciones cercanas al Popocatépetl deberán estar atentas a las indicaciones de las autoridades de Protección Civil.

 

El llamado ante una contingencia es salir, no quedarse en los hogares y acudir al albergue próximo y más seguro; sin embargo, las comunidades de San Nicolás de los Ranchos no tienen opción.

 

Los pobladores relatan que el sonido de noche del Popocatépetl es como el de una olla de frijol: hierve.

 

“Las ventanas y puertas vibran, es como si temblara”, relata a El Popular la señora Consuelo, de 80 años, y quien es una de las que se suma al reclamo de la población sobre la ruta de evacuación, pues lleva 20 años en mal estado y es su única salida ante un riesgo.

 

Magdaleno Cevilla, regidor de Educación en Xalitzintla, pidió a las autoridades estatales conocer los caminos, que sepan que su salida es la entrada al pueblo, por lo que urgió a ampliar carriles para lograr, en una emergencia, la salida inmediata de los pobladores.

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!