COLUMNASNacional

Seis años sin verdad en caso Ayotzinapa

  • Restos óseos de Alexander y Jhosivani fueron encontrados en 2015; en 2019, los de Christian Alfonso

CIUDAD DE MÉXICO.

Con la esperanza de que en el futuro próximo tengan acceso a la verdad sobre el paradero de sus hijos, los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, cumplirán este sábado seis años del episodio en que sus hijos fueron desaparecidos en Iguala, Guerrero cuando buscaban trasladarse a la Ciudad de México.

A la fecha aún son buscados 40 de los estudiantes. Restos óseos de Alexander Mora Venancio y Joshivani Guerrero, fueron encontrados en octubre de 2015, en tanto que en agosto de 2019 fueron encontrados los restos de  Christian Alfonso Rodríguez, quien fue plenamente identificado con pruebas forenses en julio de este año.

El sexto aniversario de la desaparición de los normalistas, los padres de familia anunciaron que el gobierno de México enviará seis restos óseos a la Universidad de Innsbruck, Suiza, para identificar si se trata de los restos de alguno de los desaparecidos.

Este sábado, a petición de los padres de los normalistas, el presidente Andrés Manuel López Obrador; el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar; y el Fiscal General, Alejandro Gertz, darán un informe a los padres de familia de los avances que en cada uno de sus ámbitos se han logrado en los últimos meses.

En entrevistas realizadas a lo largo de los encuentros que han tenido con el presidente de la República, los padres de los normalistas han advertido que no esperan una nueva “verdad histórica” o un relato que se elabore para satisfacerlos, sino encontrar a sus hijos desaparecidos.

La noche del 26 al 27 de septiembre de 2014 los estudiantes viajarían a bordo de autobuses desde Iguala a la Ciudad de México. Fueron interceptados por la policía y a partir de ahí, su paradero es desconocido. Una versión señala que fueron entregados al Ejército. Otra que fueron llevados a presuntos integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos.

La “verdad histórica” construida por la anterior administración señalaba que los jóvenes fueron llevados a un basurero municipal, asesinados, quemados y sus restos arrojados a un río.

Para construir esa versión se utilizó la tortura para obtener declaraciones. Además, se alteraron las supuestas escenas del crimen y se fabricaron pruebas.

Esos trabajos estuvieron a cargo de Tomás Zerón, quien actualmente se encuentra prófugo y se presume que se encuentra en Israel.

Con las confesiones extraídas ilegalmente se detuvieron a decenas de integrantes de Guerreros Unidos por estar relacionados con los hechos, sin embargo, varios de ellos han sido liberados. José Angel Casarrubias El Mochomo, líder de Guerreros Unidos había sido arrestado por el caso, pero fue liberado y reaprehendido por sus actividades ligadas al crimen organizado.

A la llegada de la actual administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que el tema de la localización de los 43 estudiantes era un “asunto de Estado” y que no habría límites para llevar a cabo la investigación que determinara el paradero de los normalistas.

Al arranque del actual gobierno se creó la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa,

La comisión se ha encargado de replantear las investigaciones con el acompañamiento de los padres de los jóvenes desaparecidos. A la fecha se han realizado siete sesiones de trabajo ordinarias, una extraordinaria, y se elaboró un informe.

Los padres se han entrevistado con el Presidente en Palacio Nacional para conocer de primera mano los avances de las investigaciones sin que se haya filtrado a la fecha información vertida en esas reuniones.

“No se puede establecer aún una narrativa, hay que investigar, hay que indagar todos los hechos, cómo ocurrieron (…) Ya estamos a cumplir seis años de la desaparición forzada de nuestros hijos, pero seguimos en pie de lucha, seguimos las mismas mesas de exigencia, la localización con vida de nuestros hijos (…) no ha avanzado tanto así como quisiéramos, va lento, pero ahí la llevamos, para nosotros es importante saber la verdad”, dijo Cristina Bautista, madre de uno de los jóvenes desaparecidos tras la reunión del 11 de septiembre con el presidente López Obrador en Palacio Nacional.

Entre los datos que podrían llevar a la elaboración de una nueva narrativa de los hechos está el que se hayan encontrado restos óseos en al menos 18 puntos de la zona cercana a Iguala.

RESGUARDAN OFICINAS

Ante la manifestación que se realizará en la ciudad de Iguala, por parte de los familiares de los desaparecidos y normalistas de varios estados,  al cumplirse 6 años de la desaparición de 43 normalistas en esa ciudad, personal del Ayuntamiento saco equipo, documentos y reforzó las puertas de entrada del edificio  para evitar la posibilidad de daños.

Este viernes se vio a personal de diferentes dependencias sacando equipo de cómputo y cajas con documentos, libros de actas; además, personal especializado colocó placas de metal en las entradas del edificio para reforzarlas.

Durante el gobierno del alcalde José Luis Abarca,  en el año 2013, normalistas de Ayotzinapa fueron a protestar por la muerte del líder popular Arturo Hernandez Cardona, quemando las instalaciones del Ayuntamiento y el mobiliario de las oficinas.

Cabe mencionar que como ha ocurrido en los 2 años pasados, el alcalde de Iguala, Antonio Jaimes Herrera, ordenó que se montara un templete en la plaza principal de “Las Tres Garantías” para que en ese lugar se lleve a cabo el acto conmemorativo que realizan los familiares de los 43 desaparecidos, normalistas y organizaciones sociales.

Por otra parte, a través de redes sociales, gente de la ciudad de Iguala está pidiendo organizarse para evitar que los normalistas de Ayotzinapa se manifiesten y causen destrozos, ya que, según los organizadores del boicot a la manifestación, este tipo de eventos sólo dañan la imagen de la ciudad.

Información: Excélsior

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!