Nacional

Un año y no aprendimos lecciones; desinterés total durante la pandemia

  • En el último año, muchos mexicanos olvidaron que estamos en la peor pandemia en un siglo al acudir a malls, hacer fiestas o atiborrar playas

CIUDAD DE MÉXICO.

La pandemia de covid-19 en México no fue obstáculo para que cientos de mexicanos siguieran realizando sus actividades como si no enfrentáramos la peor crisis de salud en al menos los últimos 100 años. Las recomendaciones para no acudir a fiestas o lugares concurridos como centros comerciales y  usar el cubrebocas, fueron en general desatendidas

FESTEJOS

En plena fase 2 de la emergencia sanitaria, millones de personas salieron a pasear y conmemorar el Viernes Santo, el 10 de abril, esto pese a que las playas y principales centros turísticos estaban cerrados.

Pese al cierre de restaurantes, plazas y mercados de flores como el de Jamaica en la Ciudad de México, los festejos para el Día de la Madre no se frenaron y las aglomeraciones aparecieron.

Si bien en los festejos del 15 y 16 de septiembre la gente se mantuvo en casa, para el puente del 20 de noviembre los principales centros turísticos del país estuvieron hasta el tope. También, durante el Buen Fin la movilidad aumentó significativamente. La consecuencia fue que a fin de mes la pandemia repuntó en 20 estados.

En diciembre continuaron con motivo del 24 y 31 de dicho mes, lo que vino a acelerar aún más la pandemia.

OPTAN POR FARMACIAS

Pese al alto número de contagiados en México, la Asociación Nacional de Farmacias de México aseveró que de las 300 mil personas que cada día acudían a los consultorios anexos a las mismas, 40% tenían síntomas de covid, lo que evidencia que durante la pandemia la mayoría de los infectados optó por atención fuera del sistema tradicional de salud pública, al menos en su etapa temprana, ello ante el temor de infectarse en algún hospital.

DISCRIMINACIÓN

Al inicio de la pandemia, sobre todo, la discriminación hacia los enfermos y los trabajadores de la salud se hizo patente; el Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación ya atendía decenas de denuncias en los primeros días de abril de 2020. Para inicios de junio ya había 317 casos.

SIN SANA DISTANCIA

28 de marzo: con menos de mil casos y en plena Semana Santa las autoridades del sector salud urgían a quedarse en casa para evitar las aglomeraciones.

Es la última oportunidad, advirtió el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

 Dos días después se declaró la emergencia sanitaria en el país.

El 21 de abril México entró en fase 3 y las autoridades alertaron que, de continuar la tendencia de contagios, las jornadas de aislamiento se prolongarían.

El encierro se prolongó, pero las primeras señales de hastío de la población  se dieron a finales de mayo, cuando la gente volvió a las calles en zonas donde el confinamiento había sido riguroso.


TIANGUIS LLENOS

 En medio del mayor pico de la pandemia y ante el llamado de las autoridades a quedarse en casa, miles de mexicanos salían todos los días en el Valle de México y otros puntos del país a abarrotar los tianguis para abastecerse de comida, olvidándose de medidas sanitarias. Una de las consecuencias fue que la Central de Abasto, el mercado más grande de América Latina fue por unos meses foco de infección y muerte por covid-19.

FILAS  EN PLAZAS

Una vez que este año abrieron las plazas comerciales, decenas de personas acudieron a las mismas, sin importar que todavía estuviéramos como muchos casos y muertes.

DESERCIÓN ESCOLAR

En junio de 2020 expertos ya alertaban de gran deserción escolar con motivo del fin del ciclo escolar. En ese momento se hablaba de 800 mil alumnos de bachillerato que ya no regresarían a las aulas; en la última estimación de Mexicanos Primero, dada a conocer la semana pasada se habla de 5.4 millones de alumnos que han desertado o los maestros no tienen contacto con ellos. Colegios particulares dijeron que perdieron 40% de su matrícula.

NO VAN A HOSPITALES

La reconversión de hospitales quitó espacios para la revisión de otro tipos de enfermos; algunas instituciones públicas también tuvieron que cerrar lo que impidió el seguimiento de atención a enfermos. Personas con cáncer, hipertensión, diabetes, enfermedades mentales, o simplemente apoyos en el DIF vieron como no podían acceder a los servicios: Tan sólo a mediados de junio de 2020 la Secretaría de Salud reportaba 320 mil hospitalizaciones menos respecto del año anterior.

En octubre, el Hospital General de México dijo que recibía más enfermos renales, hipertensos y diabéticos en situación grave, debido a que no iban a consultas.

PERSONAL DE SALUD NO DEJÓ DE INFECTARSE

México se ubicó como uno de los países con más contagios en ese rubro. A fines de octubre, según la Secretaría de Salud, cada hora se infectaban 22 profesionales de la salud.

VICIOS IMPARABLES

La degradación mental de los mexicanos a lo largo de la pandemia fue al alza.

La Secretaría de Salud y la UNAM admitieron que la pandemia potencializó el consumo de alcohol, tabaco, mariguana y benzodiacepinas.

SE PIERDEN HABILIDADES

Según Paulina Amuzurrutia, especialista en educación, los preescolares tiene un déficit de habilidades socioemocionales, ya que 80% del aprendizaje en la primera infancia es colaborativo y el encierro lo ha impedido.

TRÁFICO DE OXÍGENO

La falta de oxígeno para pacientes covid ocasionó largas filas en los lugares donde se vendían los cilindros y que el crimen organizado tratara de controlar el mercado. La crisis duró unas semanas a inicios de año.

LA TECNOLOGÍA NOS AGARRÓ MAL PARADOS

A inicios de la pandemia , sólo cuatro de cada 100 establecimientos ejercían ingresos y gastos por internet; uno de cada 4 pesos se mueve a través de la red. Con el paso de los meses la situación cambió a favor del comercio en línea

En cuanto a las clases en línea, una de las lecciones fue que los docentes no estaban capacitados para ejercer su trabajo a distancia.

Según expertos, al final del ciclo escolar pasado 60% de los docentes enfrentaban analfabetismo digital.

PANTEONES Y CREMACIONES

A principios de mayo se comenzaron a dar las primeras alertas de saturación de crematorios, según la Asociación Nacional de Directores de funerarias.

Ya para fin de año, además de la CDMX, 16 de las principales ciudades del país enfrentaron saturación de sus panteones, sobre todo a fines de 2020; algunas personas debieron esperar semanas. Hubo hornos encendidos día y noche en Nuevo León, Jalisco, Edomex, Veracruz, Querétaro, Hidalgo, Morelos, Guanajuato y Guerrero, entre otros estados.

Información: Excélsior

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!