Nacional

VIH una pandemia que no tiene fin, cada día mueren 8 mexicanos

Tras cuatro décadas de su aparición, la primera gran pandemia contemporánea se volvió crónica, y también el estigma  que la acompaña.

Todavía hoy hay personas que siguen pensando que  el VIH es un virus que se puede transmitir por compartir los cubiertos de cocina o simplemente  por saludar de mano.  Enfermar o morir como consecuencia de este virus sigue teniendo una pesada carga moral.

Por ejemplo, ahora mismo si alguien fallece por coronavirus no enfrentará el mismo estigma que alguien que lo hace como consecuencia del VIH, coincidieron expertos consultados por Excélsior.

“El pánico moral es muy fácil de despertar y yo creo que por eso hay muchísimo estigma alrededor del VIH; entonces vemos cómo cambian los proceso de significación, es decir, si alguien  muere a causa del virus SARS-CoV-2 decimos ‘bueno; pobre persona, ha sido afectada’,  porque no está presente la dimensión sexual, ni está la dimensión moral de la sexualidad  atravesada; pero si alguien muere de Sida, por supuesto que algunas personas pueden decir ‘pobre persona’,  pero también seguramente aparecerán algunos significados relacionados con el estigma,  a lo mejor dirán ‘bueno, pero no se cuidó, pero es una persona irresponsable, pero por algo le dio VIH  y por eso derivó en Sida  y murió, entonces ahí estamos notando la diferencia’”, ejemplificó César Torres Cruz, Investigador del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), de la UNAM, quien estudia las implicaciones sociales de esta enfermedad.

Stephanie Daniela Carrera, sicóloga clínica y educadora de la sexualidad para la organización DKT México, advirtió que quienes contraen VIH  siguen enfrentando discriminación desde su propio núcleo familiar, situación que escala al trabajo y a las instituciones de salud.

“Si la educación sexual carga estigma, imaginemos  qué estigma y qué tabú no carga el virus del VIH, entonces todavía es común que la gente piense que porque compartes cubiertos o porque das un beso,  se puede transmitir el virus, aunque no sea así”, dijo.

De acuerdo con cifras oficiales, en México se tiene el registro de  322 mil 987 casos de VIH; 262 mil 672 corresponden a hombres y  60 mil 315 a mujeres,  siendo la Ciudad de México la entidad con el mayor número de casos: 44 mil 810, lo que representa 13.9% del total. Le siguen el Estado de México con 32 mil 74 y Veracruz con 30 mil 521. En contraste,  el estado con menos casos diagnosticados es Aguascalientes con mil 899.

Del total, el 34.36%, es decir, 110 mil 994 personas han muerto, mientras que 195 mil 860 siguen vivos y en 16 mil 133 casos se desconoce la evolución, según  datos de la Dirección General de Epidemiología

Entre los 25 y 29 años de edad, se ha dado el mayor número de casos notificados seguido del grupo  de entre los 30 y 34 años.

Sin eficacia

En este contexto, César Torres Cruz, del  CIEG de la UNAM, lamentó la  falta de campañas preventivas exitosas o estrategias de detección del virus.

“El Estado ha creado campañas desde 1980, pero me parece que no han sido del todo eficaces porque han estado centradas en el uso del condón, pero me parece que hay que generar espacios para hablar de la sexualidad desde la educación básica, entrarle al tema sin prejuicios”, planteó.

Por su parte, Stephanie Daniela Carrera, de DKT México, coincidió en la necesidad de brindar educación sexual integral desde la infancia como una de las estrategias clave contra el VIH y el estigma que conlleva.

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!