COLUMNAS

MURAT, SEMIPARALIZADO

                REMOLINO POLÍTICO

                                                                        Febrero 1 2018

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

Oaxaca está en una encrucijada política electoral que tiende a complicar las elecciones del Presidente de México, senadores, diputados y presidentes municipales ante el marasmo que paraliza parcialmente a la administración pública del gobierno de Murat, que está pasando por una crisis de deslealtad de sus funcionarios. Le han renunciado 33 servidores públicos, que en su mayoría buscan puestos de elección popular: senadurías, diputaciones o presidencias municipales.

Es un año electoral muy difícil para el gobierno estatal y para la ciudadanía que se verá envuelta en una crisis política, económica y social. Los problemas se complicarán en el marco del proceso electoral ante una cascada de manifestaciones públicas de las organizaciones sociales y políticas encabezadas por el magisterio disidente y la Sección del Sindicato de los Trabajadores de Salud, que tienen secuestrada a la ciudad ante la nula operatividad de los funcionarios públicos, los que renunciaron y los que están  tomando posesión de los cargos que quedaron vacíos, pese a que estos no tienen idea de los graves conflictos que padecen los oaxaqueños debido a que van llegando y tienen que empaparse de los asuntos para volver empezar.

He aquí, el marasmo y paralización parcial de la administración pública del gobierno de Murat, que se siente impotente ante la multiplicación de los problemas y pasivos de la entidad oaxaqueña y por consiguiente tendrá que instruir estratégicamente a su nuevo gabinete para que agarren el hilo de su responsabilidad frente a la embestida de las organizaciones sociales y políticas que tendrán como caldo de cultivo el proceso electoral para chantajear al gobierno estatal y federal, pues estos ya saben su oficio y  cuándo atacar.

El clima político en la entidad oaxaqueña está candente sin que haya solución a las demandas de los sindicatos más conflictivos y propensos a la violencia, estos son, la Sección 22 de los Trabajadores de la Educación, SNTE, la 35 de Salud y el Sindicato de los Trabajadores al Servicio del Estado, que se han convertido en un detonante y prácticamente una bomba de tiempo que puede estallar en mayores consecuencias y por supuesto son un  obstáculo que empaña el proceso electoral, que para los oaxaqueños y el gobierno son de suma importancia, histórica, ante las circunstancias críticas y el abuso del poder del sistema político mexicano.

Los manifestantes de los tres sindicatos de referencia ya pactaron para sumar sus inconformidades y por consiguiente realizarán sus manifestaciones  conjuntamente hasta desquiciar a la capital oaxaqueña. El Sindicato de Salud porque exige la destitución del Secretario de los Servicios de Salud en el Estado, Juan Díaz Pimentel, por la represión que está ejerciendo en la base trabajadora, referente al despido de 4 mil trabajadores de contrato, entre estos mil aviadores, que no justifican su presencia en la nómina y asimismo los maestros disidentes que aprovechan la coyuntura para exigir la derogación de la cacareada Reforma Educativa, la libertad de los presos políticos, cese a la represión y contra la Ley Interior de Seguridad Pública.

Es lamentable que dicha situación se propague precisamente cuando el gobierno estatal está en crisis de valores y principios, en el momento crucial y justo cuando el gabinete del gobierno de Murat Hinojosa se está quedando solo. Han renunciado 33 servidores públicos, de estos, ocho funcionarios y Secretarios desleales que está traicionando la buena fe del gobierno de Murat, quien les tendió la mano y les encomendó una función, pero que ahora abandonan con el argumento de que buscarán una senaduría diputación o la presidencia municipal.

Por cierto que la política oaxaqueña se ha prostituido en el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, caracterizado por el alto grado de corrupción y fraudes que han puesto en la picota la credibilidad de los políticos, cuyas  anomalías se extienden a las entidades federativas, incluyendo a Oaxaca, en donde se vive un clima de inseguridad y violencia, sin descartar el abuso de poder que puso en entredicho al ex gobernador Gabino Cué Monteagudo, a quien se le acusa de un presunto fraude de 30 mil millones de pesos, por lo cual, están en prisión cuatro Ex Secretarios, de lo que fue su gabinete: Germán Tenorio Vasconcelos, de Salud; Carlos Moreno Alcántara, de Vialidad y Transporte; Gerardo Cajiga y Enrique Arnaud Viñas, de Finanzas, mientras está pendiente el juicio político a Gabino.

carloscastellanos52@hotmail.com

 

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio, Pulso Político de Oaxaca las publica en apoyo a la libertad de expresión y el respeto a la pluralidad 

Deja un comentario

Compruebe también
Close
Back to top button
error: Content is protected !!