COLUMNAS

LA EXTRADICIÓN DE BORGE, Y MEADE

                   REMOLINO POLÍTICO

                                                                           Enero 5  2017

Mario CASTELLANOS ALCAZAR.

La extradición del ex gobernador de Quintana Roo, PRI, Roberto Borge Angulo, de Panamá a la ciudad de México, es otro batacazo al PRI-Gobierno, pero más al precandidato a la presidencia de México, por la Coalición: PRI, PVEM y PANAL, José Antonio Meade Kuribreña, que por el hecho de ser del  partido tricolor, le empaña su intención de llegar a la silla presidencial, porque no tiene cara de revertir el sumo de corrupción y los fraudes que se han cometido en el sistema político mexicano, de donde es parte fundamental, pese a que se registró como un aspirante externo.

Borge llegó a México, extraditado, por el gobierno de Panamá, acusado por los delitos de aprovechamiento ilícito del poder, desempeño irregular de la función pública y peculado en agravio del erario de la administración del Estado de Quintana Roo. Todo pasara  por la vía normal y lo más que puede ser, que en el país mexicano se le juzgue y se le enjuicie de acuerdo al código penal de la República Mexicana, sino fuera porque este acontecimiento ocurre en pleno proceso electoral del presente año que es para elegir al Presidente de México, senadores, diputados y presidentes municipales en las 32 entidades del país.

La extradición de Borge, quien fue detenido en Panamá el 4 de junio del año 2017, en el momento, en que se encontraba en el Aeropuerto Internacional de este país, justo cuando intentaba abordar un avión a Paris. Hoy extraditado, nuevamente, despierta la irritación social y política de los mexicanos al sentirse defraudados por los gobernantes de militancia priista, mientras en México existen 60 millones de habitantes en la pobreza extrema, que no tienen para comer ni para educar a las nuevas generaciones, aparte del desempleo y la falta de oportunidades del gobierno mexicano para que los jóvenes continúen sus estudios en instituciones del nivel medio y superior.

Estos actos bochornosos, como lo referente, a Roberto Borge, ex gobernador de Quintana Roo, enrarece el ambiente político electoral, principalmente al PRI- Gobierno y por supuesto al precandidato de este partido a la Presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, quien no está a salvo de la corrupción, que el mismo ha propiciado desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Es considerado como el padre de los gasolinazos, la corrupción, la pobreza y el abatimiento de los mexicanos de bajos recursos económicos.

Todo esto se le imputa como ex Secretario de Hacienda y Crédito Público, desde donde, dictó los amagos en contra del bienestar de los mexicanos de la clase media y de bajos recursos económicos, castigados severamente con los gasolinazos del año 2017, que por supuesto restringió la vida de los que menos recursos tienen, no obstante que también se le involucra en el FOBAPROA, que asciende a un billón 300 mil millones de pesos para el rescata de los banqueros, que quebraron en sus finanzas bancarias a costa de los mexicanos, que mediante sus impuestos tienen que pagar dicha cantidad de dinero.

No se descarta que Meade Kuribreña, fue impuesto como precandidato a la Presidencia de México,  por el Presidente Enrique Peña Nieto, para perder, como un aspirante externo, ante la debilidad y desplome del PRI, un partido que ha hecho de México un botín político y económico, que ha dejado al país en un verdadero desastre nacional. Lo menos que pudo haber hecho es deslindarse del PRI y del presidencialismo mexicano, pero fue todo lo contrario, pues opera y se manifiesta como un apéndice del Presidente Peña Nieto.

La pregunta es ¿cómo va a presentarse Meade Kuribreña ante la sociedad mexicana, como precandidato y luego candidato, abanderado por el PRI a la presidencia de México, si él y su partido tiene una enorme cola de corrupción que le pisen, así puede tener una excelente preparación académica, pero no hay lugar a dudas, que como, cinco veces Secretario de Estado, lo ha hecho al servicio de los gobiernos corruptos, incluso él, ha participado en los actos de deshonestidad en contra de los intereses de los mexicanos, por lo que ahora no se puede curar en salud y desmentir tendenciosamente, que no es el padre de los gasolinazos y de la crisis que padecen los mexicanos, involucrado en la política neoliberal de los gobernantes priistas, si a toda costa defiende los intereses de la burguesía y a ultranza impulsa las reformas estructurales, puestas en marcha por el gobierno de Peña Nieto, es decir es más de lo mismo, desde el ángulo que se le quiera ver.

[email protected]

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!