COLUMNAS

LECHE LICONSA POR VOTOS

          REMOLINO POLÍTICO

                                                                 Enero 7  2018

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

La pobreza, marginación y explotación de los recursos naturales que derivan en la carencia de alimentos del 32.5 por ciento de los oaxaqueños, un millón 300 mil habitantes, que no tienen de comer, es la bandera electoral de los políticos, que aspiran a un puesto de elección popular, por consiguiente los  programas sociales del Gobierno federal y Estatales se han convertido en una mina de votos, tendenciosamente para la militancia priista, como ya viene ocurriendo en la víspera del proceso electoral del presente año.

La Secretaría de Desarrollo Social, SEDESOL, se convierte en la madre del consabido fraude electoral. Un ejemplo. LICONSA, hace malabarismos para hipnotizar a la gente económicamente jodida. Hace gala del fraude de Estado. Ofrece leche gratuita a cambio de votos. Lucra con el dolor y hambre de los sectores de la población de muy bajos recursos económicos, principalmente en Oaxaca, en donde el Director General de LICONSA, Héctor Pablo Ramírez Puga, ya penetró en 203 municipios de esta entidad, sobre todo en comunidades indígenas en donde repartió tarjetas de afiliación para entregar leche gratuita, como nunca se había hecho, solo ahora, que estamos en pleno proceso electoral, pero tiene un fin político, el de llenar las urnas de votos en favor de los candidatos del PRI, esto es para elegir al Presidente de México, senadores, diputados y presidentes municipales, ante la nula posibilidad de que el tricolor gane la mayoría de los cargos de elección popular.

El mismo Héctor Pablo, anda haciendo caravana, entregando leche por votos. Quiere ser Senador de la República Mexicana, desde luego por el PRI, por tanto, en su propia tierra ya está haciendo sus trucos para ganar la simpatía de los electores. También lo hace a nivel nacional, como parte del entramado político electoral, aprovechando la pobreza fatal de los votantes y haciendo énfasis al Fraude de Estado, por consigna del sistema político mexicano y por el ritual del mapachismo y dinosaurismo  del priismo ante su inminente bancarrota. Al gobierno en turno no le queda otra que actuar contra viento y marea cueste lo que cueste, lo importante es arrebatar el sufragio a través de la compra de conciencias.

Como siempre, en cada proceso electoral, la maquinaria priista utiliza todos los instrumentos y recursos del Gobierno Federal con la finalidad de apabullar la voluntad de los mexicanos en pobreza extrema, cuya maniobra se agudizará y causará violencia, debido a que los electores ya están despertando, agarran lo que el gobierno les da, al fin no es de su bolsa, pero en las urnas votarán, no por el PRI, sino por el candidato de sus preferencias con la finalidad de subsistir con un cambio de gobierno, del sistema y nuevo modelo económico, que no sea el de corte neoliberal para evitar más de lo mismo.

No solo la SEDESOL es el instrumento vital de la corrupción y el fraude de Estado. Es una maquinaria consabida, interinstitucional, cuando se trata de hacer ganar al PRI- Gobierno, en defensa y protección de los votos para que éstos no se vayan a los partidos y candidatos de la oposición, de la izquierda y la derecha, que precisamente tratan de sacar al gobierno priista de los Pinos, porque éste ha mantenido una política desigual y en contraste ha ampliado la brecha entre la pobreza y la opulencia. Los recursos naturales son el botín político y económico que se disputan los gobernantes de las entidades federativas, como ya se está viendo en Oaxaca, en donde el ex gobernador Gabino Cué Monteagudo dejó un desfalco de 30 mil millones de pesos, sin que se ejerza el Estado de Derecho, sino que se le protege para que no pise la cárcel, pero tampoco en el gobierno muratista, no hay plena trasparencia en el uso de las finanzas públicas, sobre todo en el manejo de los recursos que se han destinado a los damnificados de los terremotos y huracanes recientes que dejaron a decenas de miles de oaxaqueños en total desesperanza al haber perdido sus casas y pertenencias.

De los fenómenos naturales, los políticos, también trataron de sacar raja. Los Secretarios de Estado y del gabinete del Gobierno Estatal, se rasgaron las vestiduras para hacer proselitismo político electoral en busca de un puesto de elección popular, pero les fue mal, porque les salió el tiro por la culata, debido a que las promesas del Gobierno Federal y Estatal no se cumplieron, y todo está paralizado. El mismo Presidente, Peña Nieto y el gobierno de Murat Hinojosa manifestaron que a fines del año 2017 estarían listas las nuevas viviendas ya reconstruidas, pero no fue así, hay miles de casas y edificios que aún no han sido demolidos y asimismo los apoyos fueron insuficientes, pese a que no han llegado en su totalidad.

carloscastellanos52@hotmail.com

Deja un comentario

Compruebe también
Close
Back to top button
error: Content is protected !!