Sin categoría

LEY DE AMNISTÍA, NO ESTA DESCABELLADA

                    REMOLINO POLÍTICO

                                                                            Diciembre 20 2017

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

La propuesta de la Ley de Amnistía del precandidato a la Presidencia de México por el Partido de Regeneración Nacional, MORENA, Andrés Manuel López Obrador, está siendo cuestionada desmesuradamente y de manera destructiva por el sistema de gobierno, los partidos políticos y en general los opositores de quien tiene amplias posibilidades de ganar la contienda electoral, por tanto se trata de un tema politizado para bajar de las preferencias electorales al ex Jede del Gobierno del Distrito Federal, que va avanzado en la medida que sus contrincantes lo critican sin ton ni son.

Principalmente el PRI y la Coalición México al Frente integrado por el PAN, PRD Y MC, consideran dicha iniciativa como una vil locura, pues dejar en libertad a los delincuentes sería un absurdo que incrementaría la violencia en el país y además se atentaría en contra de las víctimas que han perdido a sus familiares abatidos por la delincuencia organizada que ha bañado de sangre al territorio mexicano, principalmente los que atentan contra la salud de los mexicanos por el consumo de la droga.

Desde el Presidente Enrique Peña Nieto, el Presidente del Comité Nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, son los protagonistas que se encargan de denostar dicha propuesta porque aún no es iniciativa, la cual se llevará a consenso de la ciudadanía a través de consultas ciudadanas en caso de que López Obrador llegue a la presidencia de México, por tanto no es una imposición como si lo es, la promulgación de la Ley de Seguridad Interior aprobada por el Senado de la República y la Cámara de Diputados. Se trató de un albazo y una legislación al vapor es decir al fast track de manera anárquica sin consultar a la ciudadanía-

Se trata de dos propuestas, una hecha ley, controvertidas, que se han manifestado al calor del proceso electoral del año 2018, muy mal planteadas, por ejemplo La Ley de Seguridad Interior que decretó la salida del Ejercito Mexicano y la Marina de sus cuartales para salir a las calles a cazar a los delincuentes organizados, comunes y federales, que no siendo su papel es duro golpe discriminatorio a los soldados mexicanos encargados de defender la soberanía nacional en un rango de suma jerarquía, ahora se les baja de sus funciones gloriosas para criminalizar a las manifestaciones de las organizaciones sociales y políticas que a menudo protestan en contra de la corrupción y los grandes fraudes cometidos por los gobiernos en turno.

Nada más ofensivo para los mexicanos que ya no podrán manifestarse en contra de la violación de sus derechos humanos, ni de su libertad a elegir a sus gobernantes, libres y democráticamente, pues ahora vienen las imposiciones del sistema PRI- Gobierno, que hará uso de los grandes fraudes electorales y los electores tendrán ley mordaza con la finalidad de aceptar las tropelías y atentados de la clase gobernante, aparte de la violencia que irremediablemente se incrementará en el país.

Como contra partida el precandidato de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, políticamente propone una Ley de Amnistía para frenar la violencia a través de una serie de leyes que impliquen un nuevo sistema de readaptación social, un nuevo sistema penal, es decir se tendrá que dar a conocer un nuevo andamiaje jurídico que comprendería un cambio profundo de la vida de los mexicanos, principalmente acabar con la corrupción y los grandes fraudes millonarios de los gobernantes y funcionarios. Se trata de un nuevo México en donde se combatan las desigualdades sociales, políticas y económicas, así también, abatir la pobreza y la marginación y por consiguiente un nuevo sistema democrático y de participación ciudadana.

La propuesta de López Obrador  no está descabellada y tampoco está loco como podría estar el Presidente del PRI Nacional, Enrique Ochoa Reza y  quienes con fines políticos ven que ya se les está acabando el poder de ganar una elección más en favor del PRI. Todo es político, porque al Presidente Enrique Peña Nieto ya le estalló la violencia y el poder que está a punto de entregar a un gobierno con tendencias socialistas que procura la igualdad social con el objetivo de acabar con los grandes sistemas de corrupción en contra de los ex presidentes de México que siguen cobrando grandes pensiones a costa del erario  de los mexicanos y la pérdida de 500 mil millones de pesos que cada año se quedan en las bolsas de los gobernantes de las entidades federativas, políticos y funcionarios menores que le han servido al PRI-Gobierno, por citar un ejemplo, para no ir muy lejos, en Oaxaca, el ex gobernador Gabino Cué Monteagudo, priista disfrazado, está señalado de un fraude de los 28 mil millones de pesos y hasta la fecha permanece impune y la Fiscalía General de Justicia no tiene las pruebas contundentes para dictarle una orden de aprehensión.     [email protected]

 

Deja un comentario

Back to top button
error: Content is protected !!