COLUMNAS

MEADE, PATITO FEO DEL PRI

          REMOLINO POLÍTICO

                                                                 Noviembre 27  2017

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

Un día crispado de confusión y efervescencia política que puso en estado de nerviosismo  a la iniciativa privada y a los sectores de la comunidad social y política,  fue sin duda la renuncia que haría en cualquier momento el Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña para registrarse como candidato a la Presidencia de México por el PRI.

Nerviosismo y escepticismo  imperaron a lo largo y ancho de la República Mexicana ante el eventual destape del PRI a la presidencia de México que se hizo tácitamente con el anuncio de la renuncia de Meade, quien cuenta con la bendición del Presidente Enrique Peña Nieto por encima de los intereses de los mexicanos pero más que todo de los órganos del Partido Revolucionario Institucional PRI, que se ha visto rebasado por el dedo del mecenas de la silla presidencial.

No podemos hablar de democracia si el país mexicano camina rumbo a la osadía y la corrupción del sistema político mexicano en manos  del PRI-Gobierno Federal, que ha interpuesto los intereses de la oligarquía por encima de la clase menesterosa y media para acabar con la esperanza de millones de mexicanos  que viven en la extrema pobreza y marginación.

En consecuencia el día de ayer se vistió de incertidumbre y zozobra, luego de que por dedazo presidencial, no hay duda, que en los próximos días se destapará como candidato a la Presidencia de México a José Antonio Meade Kuribreña, externo al Revolucionario institucional, más identificado  con el Partido Acción Nacional, PAN, haciéndose pasar como aspirante ciudadano y por consiguiente se tiene la esperanza de lograr el consenso del electorado mexicano, lo que resulta contraproducente porque tal imposición es contradictoria al electorado, que como alternativa buscará otra opciones electorales en partidos opositores el PRI.

Jose-Antonio-Meade-Premio-SINERGIA-2017-Administrador-Publico

En consecuencia, luego de que se anunciara la renuncia de Meade, los sectores del Revolucionario Institucional, PRI, sintieron la imposición del dedazo y el madruguete político lectoral  por encima de los intereses de la clase política priista, que desde luego manifestó su rechazo e inconformidad en contra de la decisión del presidencialismo mexicano que a más no poder hizo uso del autoritarismo para imponer  al sucesor del Presidente Enrique Peña Nieto, precisamente en tiempos aciagos en que la demanda de los mexicanos es la apertura total a la democracia y la participación ciudadana con la intención de elegir a los mejores candidatos a los puestos de elección popular.

Ante dicha situación, la política mexicana toma cauces  antidemocráticos   en detrimento de mejores las condiciones de vida de los mexicanos en beneficio de los capitalistas y en perjuicio del proletariado que vive en críticos momentos de zozobra y pobreza extrema que da lugar a una barrera entre las clases sociales, que en consecuencia, se confrontan por la disputa del poder, que no es más, que lo mismo o un cambio transversal en la economía del país.

Por tanto, quienes están celebrando la postulación de Meade a la Presidencia de México le apuestan a una contrarrevolución a los postulados de la Revolución Mexicana que se queda truncada por el presidencialismo mexicano y la opulencia que significa Meade Kuribreña, que en suma será un candidato de los de arriba, oligárquico y comprometido con la burguesía mexicana que hoy más que nuca  es opositor al desarrollo social y equitativo de una sociedad justa, participativa y democrática.

Por consiguiente, Meade no representa el sentir de los mexicanos que aspiran un estilo de vida más independiente y con visos de solución a los graves problemas del país para acabar con la inseguridad, la violencia y la corrupción que impera en los estratos sociales, como una forma de conductas y cultura como lo manifestará el Presidente Peña Nieto.

Más que todo, el país está crispado  ante los conatos de corrupción y la imposición que hace el Presidente Peña Nieto en favor de Meade, sin tomar en cuenta los órganos electorales y del Partido Revolucionario Institucional, PRI, que se ve una vez más agazapado por la mano del redentor presidencial que se ha convertido en un verdugo de los ciudadanos. Por supuesto que en los próximos días no se harán esperar las inconformidades de los sectores del mismo PRI, por lo que no se descarta una escisión del tricolor, que no beneficiara al poder hegemónico PRI-Gobierno, sino a las fuerzas opositoras que no radican en el Frente Ciudadano por México, sino en las huestes del Partido de Regeneración Nacional, MORENA, que representa un antídoto a los rituales del PRI- Gobierno, que no tiene esperanza alguna de conservar el poder.

carloscastellanos [email protected]

 

Deja un comentario

Compruebe también
Close
Back to top button
error: Content is protected !!