COLUMNAS

JESUS ROMERO, CHAPULINERO

          REMOLINO POLÍTICO

                                                                     Diciembre 11  2017
           Mario CASTELLANOS ALCAZAR    

         El Presidente de la Mesa Directiva de la LXIII Legislatura del Estado, Jesús Romero López, no logro sus objetivos en la aprobación del Presupuesto de Ingresos y Egresos, que fue de 67 mil millones de pesos. Este no fue austero ni equitativo, pese a la faramalla de los once diputados de MORENA, que se rasgaron las vestiduras, al votar en contra, pero solo fue el juego y la finta, porque son valores entendidos con el PRI, PAN, PRD y los partidos de la chiquillada que aprobaron dicha encomienda del Ejecutivo Estatal.

       Romero López, de MORENA, tránsfuga de carrera, siendo del PRD se pasó al PT y luego a MORENA, para lograr los puestos de elección popular. Fue el primero en lamentar que dicho presupuesto aprobado no es congruente, al no tomar en cuenta los temas prioritarios en el desarrollo de la entidad oaxaqueña, ni para mejorar las condiciones de vida de los oaxaqueños, pero nada dijo del incremento del 71.1 por ciento, 282 millones de pesos más, asignados a la Cámara de Diputados para el año 2018. Es decir los diputados se sirvieron con la cuchara grande y se brincaron al gobernador Alejandro Mura Hinojosa, quien días antes había propuesto una reducción de 150 millones de pesos, pero le resultó contraproducente porque los representantes populares le tomaron el pelo y se auto aprobaron un presupuesto de 680 millones de pesos, defendidos a capa y espada por los legisladores priistas, principalmente por la Presidenta de la Junta de Coordinación Política, JUCOPO, del PRI, María de las Nieves García Fernández.-

       Jesús Romero, como Presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, ha jugado un papel mediocre y entreguismo al PRI-Gobierno. Perdió el control Político y la defensa de los intereses políticos de los oaxaqueños, pese a que siempre se había manifestado en contra de la corrupción y los fraudes del sistema político, hoy convertido en un esquirol que no sabe si es perredista, petista o morenista, aunque se sigue aferrando como un militante del perredismo oaxaqueño. Ha sido, últimamente un propalador de la política anti neoliberal del virtual candidato a la Presidencia de México, por MORENA, Andrés Manuel López Obrador y por supuesto que le dio la espalda al Senador perredista, por Oaxaca, Benjamín Robles Montoya, quien le dio la mano para que llegará a la diputación local del Partido del Trabajo, PT, a quien ahora traicionó con el señuelo de llegar a un nuevo escaño federal por MORENA, pese a convertirse en un mercenario de la política oaxaqueña, mal que viene heredando de la otrora Coalición Obrera, Campesina, Estudiantil del ISTMO, COCEI, de donde proviene.

       Desciende de la familia Coceista, juchiteca, de la otrora militancia que surgió en la región del Istmo de Tehuantepec por la disputa del poder y del dinero, que en defensa de los derechos humanos y el combate a la corrupción como bandera política, a los viejos fundadores de la COCEI les ha dejado beneficios partidistas, presidencias municipales, diputaciones locales, federales y senadurías, entre estos, a Héctor Sánchez López, Leopoldo de Gibes, Oscar Cruz López, Daniel López Nelio, Saúl Vicente Vásquez y la actual Presidenta Municipal de Juchitán de Zaragoza, Gloria Sánchez López, fósiles de la COCEI, enfilados a MORENA, porque ya exprimieron la ubre del PRD.

        Desde luego que el “cachorro” “chapulinero”, Jesús Romero, desde la LXIII Legislatura del Estado, está prendiendo los focos para alumbrar a López Obrador, en una política contraria a la del precandidato del PRI y del grupo opositor, “Por México al Frente”, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, respectivamente, haciendo uso de los recursos económicos del Congreso del Estado, pus no hay mal que por bien no venga, ahora que los representantes populares se incrementaron el presupuesto en 282 millones de pesos más, que serán divididos entre las fracciones parlamentarias del PRI, PAN, PRD, MORENA y los partidos de la chiquillada con fines electorales para la compra de conciencias, traducidos en votos o bien para los diputados locales que en su mayoría persiguen una diputación federal o senaduría, dejando atrás el trabajo legislativo y la solución de los problemas sociales, políticos y económicos de la entidad oaxaqueña.

Por tanto, hoy el Congreso del Estado sufre una terrible crisis política y descomposición social. Los diputados han perdido su credibilidad y por supuesto rebasados, al igual que los partidos políticos, porque el recinto legislativo se ha convertido en un botín económico, aquí se fraguan grandes fraudes y es el único poder del gobierno que no rinde cuentas a la ciudadanía.
      carloscastellanos52@hotmail.com
                      

Deja un comentario

Compruebe también
Close
Back to top button
error: Content is protected !!